Formacion De Los Primeros Atomos A Partir Del Big Bang

Tras el momento de la explosión, cada partícula fue expandiéndose y alejándose una de otra. Lo que ocurrió aquí fue algo afín a lo que ocurre cuando inflamos un globo. Conforme mucho más aire ingresamos, las partículas de aire se van expandiendo cada vez más y más hasta llegar a las paredes.

La explosión también extiende esos elementos pesados por toda la galaxia. Todo ese material disperso se va concentrando de nuevo, generando nuevas estrellas (de segunda generación) y planetas . Una estrella joven se compone eminentemente de hidrógeno, que es el elemento químico más simple y el que favorecerá el origen de todos y cada uno de los otros. Al comienzo, los 2 elementos de cada átomo de hidrógeno, protón y electrón, están separados. No obstante, la alta presión en el interior de la estrella puede juntar 2 protones, y en ocasiones, un protón capturará un electrón y formará un neutrón.

Se Trata De Un Híbrido De Helio E Hidrógeno, Que Hasta Ahora Había Eludido A Los Astrónomos

Según se expande el universo, la radiación residual del Big Bang continúa enfriándose hasta llega a una temperatura de 3 K (-270°C). Estos vestigios de una fuerte radiación de fondo de microondas fue detectado por unos radioastrónomos en el año 1965. El HeH+ pasó a engrosar las filas de las moléculas extraterrestres. Los científicos ahora detectaron más de 200 especies moleculares en el espacio. El estudio de la química alén de nuestro mundo, o astroquímica, quiere dilucidar qué moléculas hay en el espacio, cómo se forman y las implicaciones de su evolución para la astrofísica observacional y teórica.

Desde ese instante, los astrónomos la procuraban en el espacio, pero hasta la actualidad había eludido cualquier intento de detección. La teoría del Big Bang es la teoría que explica el origen del cosmos, en el instante en que después de un enorme estallido, se dio paso a la creación de las primeras estrellas, las galaxias, los planetas y todo cuanto hoy compone el universo. No fue hasta unos 1000 millones de años tras el Big Bang en el momento en que han comenzado a formarse las galaxias y el Universo empezó a parecerse al que conocemos. En todos y cada ser humano concurren, al menos, 59 elementos de la tabla periódica.

La Teoría Del Big Bang

Su modo de vida era ya muy afín al de otros mamíferos cazadores, pues su inteligencia había compensado ya con creces su inferioridad física. Algunas de las cuales habían extinguido a ciertas especies, pero ésta era la primera glaciación que arrostraban los homínidos. Tipos espectrales estelaresComo bien sabemos hoy día tenemos la posibilidad de clasificar a cada estrella según su temperatura, color, masa, radio y luminosidad. El cosmos ha evolucionado desde un punto denso y caliente hasta la actual aceleración de la expansión. El HeH+ emite luz en una región del espectro infrarrojo que queda absorbida por la atmósfera de la Tierra, con lo que es realmente difícil advertirla desde la extensión de la tierra. Pero el observatorio SOFIA, montado a bordo de un avión Boeing 747 con base en el Campo de aviación Internacional de Christchurch , pudo observarla en sus vuelos en la estratosfera.

formacion de los primeros atomos a partir del big bang

En estrellas más masivas que el Sol, pero inferiores a unas ocho masas solares, las reacciones auxiliares que convierten el helio en carbono y oxígeno tienen sitio en etapas sucesivas antes de que dichas estrellas exploten. Y sólo en estrellas muy masivas, superiores a ocho masas solares, la reacción en cadena continúa, generando los elementos de la tabla periódica hasta el hierro. Del mismo modo 2 átomos de He se tienen la posibilidad de fusionar para generar berilio , o tres átomos de He para producir Carbono , y de esta forma en muchas composiciones probables hasta producir todos y cada uno de los átomos de la tabla periódica hasta el hierro . El resto de elementos de la tabla periódica se formaron en acontecimientos más energéticos, como supernovas o fusión de estrellas de neutrones.

Primeros Núcleos Edad: De 0,1 A 200 Segundos

Muchas de las astromoléculas que conocemos, como el agua, el amoníaco y el formaldehído, son recurrentes aquí en la Tierra. Pero otras nos resultan extrañas, como el ácido clorhídrico con un protón adicional o el peróxido de hidrógeno sin uno de sus átomos de hidrógeno. También se han observado moléculas cargadas, sistemas con electrones desapareados y configuraciones extrañas de átomos en moléculas en cuanto al resto corrientes. Y hemos visto aun compuestos en los que forman parte los llamados gases nobles inertes, como el ArH+ (una combinación de argón e hidrógeno) o el últimamente registrado HeH+.

Tras la gran explosión que dio origen al cosmos, había una cantidad desmedida de energía y todo se estrellaba contra todo. Los protones y los neutrones chocaban frecuentemente y algunos formaron núcleos de mayor tamaño, como el del deuterio (que se compone de un protón y un neutrón) o el del helio, conformado por dos protones y 2 neutrones. También se generaron otras composiciones, pero ya que la identidad de un átomo viene determinada por su número de protones, semejantes conglomerados no eran sino diferentes versiones de hidrógeno y helio, con ciertas trazas de litio. Es en este acontecimiento en el que la fotodesintegración e irradiación de neutrones y protones forman los elementos mucho más pesados hasta llegar al uranio (número atómico 92). Es en este desarrollo que los átomos de helio hasta hierro son bombardeados por protones y neutrones y se da la capacitación de elementos mucho más pesados. De en medio de estos elementos tenemos a la plata, el oro, cobre, y tierras extrañas como los lantánidos de importancia en las pantallas de tabletas y celulares.

Esta hipótesis tiene una base teorética sólida desde hace décadas, pero faltaba corroborarla con observaciones. El HeH+ no puede formarse en la Tierra, salvo en el laboratorio, y durante mucho tiempo no se detectó en el espacio. No obstante, el año pasado los astrónomos anunciaron que habían visto la molécula en la pira funeraria de una estrella moribunda. Cuarenta años de búsqueda habían dado sus frutos, añadiendo una pieza nueva y fundamental a nuestra imagen del universo temprano. La radiación emitida por estrellas y galaxias nos ofrece hoy la fuente de luz más fuerte para estudiar el universo. En el LHC se procura recrear las condiciones que había instantes después del Big Bang, inmediatamente después actualmente cero, hasta hoy desconocidas.

Al final del periodo se extinguen los dinosaurios y muchos otros réptiles, al igual que los amonites. Se muestran peces acorazados gigantes,las primeras plantas terrestres y de pantanos, enormes escorpiones marinos. Si para sintetizar átomos pesados hace falta mucha energía como la explosión de una supernova, ¿por qué no se generaron en el propio big bang?